Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Suscribirse al blog

Últimos Comentarios

Sin comentarios todavía.

Blog Farmacia Morales

Consejos de salud.

Los test de autodiagnóstico de anticuerpos frente a Covid-19 ya en las Farmacias

Este mes de diciembre trae novedades sobre los métodos de diagnóstico de la cruel enfermedad que nos azota. Han empezado a distribuirse en las farmacias los test de autodiagnóstico que detectan anticuerpos de inmunidad frente a Covid-19. Test para que cada persona pueda realizarse ella, personalmente, las determinaciones analíticas de una forma parecida a lo que hacen los diabéticos para el control de su glucemia.

Esto puede que a muchos no les diga nada, a otros les genere falsas ilusiones y, quizás, a muchos les parecería oportuno enterarse de lo que en realidad detectan estos test. Intentaremos explicarlo.

En otro artículo de nuestro blog explicamos de forma muy resumida y esquemática cómo es la lucha de los organismos contra las bacterias y los virus: producida la infección, el enfermo empieza a producir anticuerpos para impedir la propagación de la enfermedad y evitar nuevos contagios en el futuro. Estos anticuerpos circulan por la sangre, por lo que para detectarlos será necesario obtener una muestra mediante un pinchazo, en el dedo, por ejemplo.

Lo que se denomina genéricamente como anticuerpos, tienen la composición y estructura química de inmunoglobulinas, nombre con el que probablemente también os hayáis encontrado alguna vez.

Estas inmunoglobulinas (anticuerpos) no son todos iguales. Los hay específicos para cada enfermedad e, incluso para la misma enfermedad, hay de diversos tipos. Es muy probable que todos, en la situación actual, podéis haber oído o leído acrónimos como IgA, IgM, IgG, IgE …

Bien, los test que se han puesto a disposición de los pacientes en las farmacias están preparados para detectar de forma eficaz dos de las inmunoglobulinas que se generan contra Sars-Cov-2, el virus que nos produce la enfermedad Covid-19: IgM e IgG.

La IgM circula por la sangre y el líquido linfático, y es el primer anticuerpo que fabrica el sistema inmunitario para luchar contra la enfermedad. La IgG se produce más tarde que la anterior, después de la infección (o la vacunación), también circula por la sangre y otros fluidos, permanece en el organismo más tiempo y es la que concede inmunidad frente a nuevas infecciones (no se sabe todavía durante cuanto tiempo para esta nueva enfermedad).

Las determinaciones se realizan en una muestra de sangre que se deposita en un dispositivo (casete) que contiene una tira reactiva de inmunocromatográfia rápida de flujo lateral (LFD), semejante a las que se utilizan para el autodiagnóstico del embarazo. Para más información puede consultar en el siguiente enlace: https://notiwiener.net/2015/04/ensayos-rapidos-inmunocromatograficos-de-flujo-lateral/.

En este caso la interpretación de los resultados es bastantes más compleja. Dichos resultados dependen del momento en el que se toma la muestra en relación al momento del posible contagio.

La aparición o no de las inmunoglubulinas, si solamente aparece una o las dos, y cual de ellas es la que aparece, indican en qué punto y evolución de la enfermedad se encuentra el paciente y, por lo tanto se requiere que los casetes sean leídos por una persona experta.

La fiabilidad de los test es bastante elevada para ser un ensayo de autodiagnóstico, en torno a un 95%; en la parte negativa hay que destacar que no tienen capacidad para medir la “cantidad” de anticuerpos que tiene la muestra, y si se precisara este dato habría que recurrir a un laboratorio clínico.

De momento solamente se han autorizado dos test para esta determinación y, en aras a la seguridad en la interpretación de los resultados, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios ha establecido como condición, para ambos, que se exija la correspondiente prescripción para su dispensación, por lo que será necesario adquirirlos con receta médica.

Continuar leyendo
0
  225 Hits
  0 Comentarios
225 Hits
0 Comentarios

Por qué debemos vacunarnos todos los años de la gripe.

Hay vacunas que se ponen en la infancia y sirven para “toda la vida”, por ejemplo la de la poliomielitis. Hay otras que producen una inmunidad temporal, cómo la del tétanos, debiendo ponerse unas dosis de “recuerdo” pasados unos años desde la anterior. Finalmente, algunas, cómo la de la gripe, su efecto dura “solamente” un año.

A pesar de la necesidad de repetir la vacunación anualmente, la vacuna es suficientemente eficaz ya que “La efectividad vacunal globalmente es del 65%, pero varía en función de las características de la vacuna, del virus, de la población y del objetivo que se persigue prevenir, yendo desde menos del 10% hasta casi el 90%”, y muy segura ya que las vacunas frente a la gripe están disponibles desde hace más de 70 años y han ido evolucionando en su formulación, fabricación y administración. La primera vacuna de la gripe se formuló en 1947 en Pensilvania (EEUU).

https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-articulo-vacunacion-antigripal-efectividad-las-vacunas-S0213005X15002682

¿Por qué?

Los virus que causan la gripe no son siempre los mismos.

Simplificando bastante podemos decir que, cuando el virus detecta que se ha quedado sin personas a las que infectar, o cambian las condiciones medioambientales favorables, se “disfraza” con un traje nuevo para ver si el sistema inmunitario humano no lo reconoce y, por lo tanto, no “lucha” contra él.

Este traje son los antígenos de su superficie, que son las proteínas que le confieren su capacidad para infectar. Con una proteína diferente, ya se puede multiplicar sin inconveniente alguno toda vez que el hombre no tiene protección contra este virus con nuevo traje al no reconocerlo. Este proceso se produce permanentemente, ya que la climatología de la Tierra no es la misma en los dos hemisferios del planeta: cuando en un sitio es verano, en otro es invierno. Cuando unos países están en época de calor, sin gripe, otros están en plena epidemia.

Hay otra razón que no depende del virus, sino del hombre.

El sistema de defensa inmunitaria del organismo que se activa tras la vacunación, los anticuerpos, disminuyen con el tiempo y en un punto resultan insuficientes para repeler un nuevo ataque un año más tarde.

 

¿Cómo se hace una vacuna contra la gripe?

Se ha dicho que la composición de la vacuna se actualiza cada año. La pregunta debe de ser: ¿quién y cómo se decide la composición? Veamos.

  • Actividad de los centros de la OMS

En el mundo, coordinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 100 centros de distintos países ejercen una vigilancia de la gripe durante todo el año en las zonas variables donde se manifiesta la epidemia. Se analizan los virus en muestras de miles de pacientes infectados y los resultados se envían a los 5 centros de referencia de la OMS. De esta manera se tiene información actualizada de cómo evolucionan las mutaciones de los virus, de cómo cambian de traje.

Dos veces al año se reúnen expertos de la OMS y, a la vista de los resultados de la información suministrada por los centros de análisis, se hacen las recomendaciones sobre la composición de las vacunas de la “temporada” siguiente.

A la vista de estas recomendaciones, las autoridades sanitarias de cada país deciden con qué cepas de virus autoriza la fabricación de las vacunas.

Los organismos sanitarios a nivel nacional y supranacional se encargan ahora de obtener lo que se llama la cepa vacunal, de comprobar que la cepa produce los mismos antígenos que los virus circulantes y de preparar los reactivos necesarios para que los laboratorios puedan cumplir con lo que se pretende.

  • Actividad de los laboratorios

Decididos los virus objeto de autorización y los estándares de dosis y calidad, y recibido de la OMS el virus de la cepa vacunal, comienza un laborioso proceso de los laboratorios que van a fabricar las vacunas.

El proceso comienza por establecer las condiciones óptimas en las que se va a producir la multiplicación del virus en huevos de gallina.

Para obtener el virus a granel se produce la infección de grandes cantidades de huevos, que se incuban unos días para que el virus se multiplique. De estos huevos se obtienen las claras que son las que contienen los virus, que se separan de las mismas y se destruyen por la acción de reactivos químicos.

Los virus destruidos dejan un líquido con un conjunto de proteínas que se purifican, obteniendo así los antígenos, que son los ingredientes con los que se van a fabricar las vacunas.

No queda más que realizar controles de calidad comparando el producto obtenido con los reactivos que les suministró la OMS, la dilución hasta obtener la concentración exigida y el envasado de la misma en viales o jeringas.

Al final de todo este proceso de elaboración, los laboratorios realizan controles de esterilidad, de concentración y de bioseguridad. En algunos países se exige también la realización de ensayos clínicos en humanos para comprobar la inocuidad y la efectividad.

  • Autorizaciones estatales

Antes de su puesta en el mercado no queda más que un trámite administrativo que es la aprobación oficial de la vacuna, para lo que cada país tiene una reglamentación propia.

Cómo se ve, el proceso de elaboración consta de dos etapas: una que consiste en la selección de las cepas de virus a cargo de la OMS y de los Estados miembros, y otra, la de fabricación de la propia vacuna. Para su puesta a disposición del público queda solamente un trámite administrativo que es la obtención de la autorización sanitaria.

Casi todas las vacunas antigripales se obtienen a partir de huevos de gallina que tienen entre 9 y 12 días de fecundados; pueden, por tanto, contener restos de proteínas de huevo, por lo que las personas alérgicas a esta proteína deben de consultar con su médico antes de vacunarse.

Los laboratorios fabricantes necesitan unos seis meses para poner en el mercado la vacuna. Esto justifica en parte que la efectividad no sea del 100%, ya que la vacuna que nos llega este año está fabricada con los virus que se recomendaron por la OMS tras los análisis de las muestras de los virus circulantes en el hemisferio sur en “su” otoño pasado, “nuestra” primavera. En estos seis meses los virus pueden haber “cambiado de traje”, haber mutado.

Hay una pequeña publicación interesante de la OMS para los que queráis más detalles sobre este proceso de elaboración que puede consultarse en el enlace siguiente:

https://www.who.int/csr/disease/swineflu/notes/h1n1_vaccine_20090806/es/#

Para tranquilidad de todos, lo primero es decir que las vacunas no contienen virus vivos. Es por esto que las vacunas nunca pueden infectar de gripe a quienes nos las ponemos.

Cómo se ha dicho en el proceso de fabricación, los virus se inactivan “rompiéndolos” en fragmentos. Esta inactivación produce unas proteínas que son los antígenos que inducen la respuesta inmunitaria en el vacunado sin necesidad de que padezca la infección. La respuesta inmunitaria consiste en que, el vacunado, produce “defensas” (anticuerpos) en número suficiente como para detener una infección ocasional por el virus “vivo”

Se ha dicho que la composición de las vacunas varía cada año. Este año se han autorizado dos tipos de vacunas, una trivalente (con tres cepas vacunales: A-H1N1, A-H3N2 y una cepa B-Victoria) y otra tetravalente con otra cepa B-Yamagata distinta.

Después de todo esto cabe preguntarte: y tú, ¿te vas a vacunar?

Continuar leyendo
0
  189 Hits
  0 Comentarios
189 Hits
0 Comentarios

Localízanos

Copyright © 2021 | Farmacia-Morales. Diseño web por GrupoDw.es
“Vicentina Morales Chacon, ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha podido optimizar sistema de gestión y el contacto con sus clientes a través de la implantación de Presencia web y Dinamización de Redes sociales . Esta acción ha tenido lugar durante 2019/2020. Para ello ha contado con el apoyo del programa Tic-Cámaras de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Murcia.” - Fondo Europeo de Desarrollo Regional -Una manera de hacer Europa.